La organización guerrillera, dio a conocer mediante un comunicado firmado por la Delegación de Diálogos del ELN, que se congela la interlocución con el gobierno nacional, en la intención de llegar a acuerdos que permitan en un futuro el establecimiento y la firma de un proceso de paz.

La piedra en el zapato es la iniciativa de diálogos regionales en el departamento de Nariño, con el que la cúpula está en desacuerdo y ha manifestado en múltiples ocasiones su malestar al respecto. En días pasados el comandante Antonio García, escribió un artículo titulado “La razón de la sinrazón” acompañado del siguiente texto introductorio: «Ahora aparece un «supuesto proceso de paz regional» entre el Gobierno Nacional y una supuesta estructura regional del ELN en Nariño».

Dejando en tela de juicio la validez del proceso al que no solo le apuesta el gobierno seccional de Luis Alfonso Escobar, sino que tiene el respaldo del presidente de la República. Ese palo en la rueda es el que ha originado la mencionada suspensión.

En el documento hacen un recuento de lo sucedido entre febrero, marzo y lo corrido de abril; en el que de manera general se refieren a hechos puntuales que derivan hoy en la interrupción de la mesa. Denominan los diálogos regionales como una operación de desmovilización, que a pesar de lo manifestado por los delegados el pasado 26 de febrero en Cuba, prosiguió con el beneplácito del gobierno Petro, en lo que calificaron como un “doble manejo”, que atenta contra el juego limpio y la buena fe minando la confianza entre las partes.

Los representantes del ELN, llegaron ayer a Caracas (Venezuela), a una reunión extraordinaria con los delegados del gobierno colombiano, para explorar posibles soluciones al disenso; de todas maneras, tanto las autoridades como la opinión pública están a la expectativa de lo que suceda en esta asamblea, dado el interés que hay en Nariño, por disminuir la intensidad del conflicto armado que ha cobrado la vida de líderes sociales, combatientes y población civil que no solo queda en medio del fuego cruzado, sino que además sufre el desplazamiento, la desaparición y el confinamiento, especialmente en la cordillera y la costa pacífica.

Sobre este pronunciamiento el gobernador de Nariño, Luis Alfonso Escobar, destacó que la estructura que está en el departamento es la que quiere hacer la paz por tanto en esta zona del país no se va a suspender el dialogo, a su vez hizo un llamado a la mesa para que se hable de justicia transicional y dejación de armas.

Escobar Jaramillo, insistió en que hay que entender la dinámica del conflicto, porque son los grupos armados presentes en este territorio, los que nutren con recursos a otros frentes del país, “el oro nuestro, es el mismo que financia la guerra a nivel nacional, entonces cuando el ELN, en Nariño se pronuncia, lógico tiene una repercusión Nacional” – afirmó el mandatario, haciendo énfasis en que la paz es necesaria para consolidar la inversión y la transformación social, para lo cual fueron elegidos los gobernantes.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *