Copyright 2017 - Ecos de Pasto

Bienvenidos

 

Por: Erasmo Escobar Santander.

 

Así lo dio a conocer el Gobernador de Nariño, Camilo Ernesto Romero Galeano, al  lanzar un campanazo de alerta, sobre la existencia de un cordón humanitario en la población de Cumbitara, ubicada a 164 kilómetros al noroccidente de la capital nariñense, donde según palabras del mandatario departamental la población campesina se ha organizado para impedir la sustitución forzada de cultivos ilícitos.

 

Teniendo en cuenta lo ocurrido en días pasados en Tumaco, donde varios campesinos resultaron muertos y otros heridos, en confusos hechos, que son materia de investigación y que llevaron a la Policía Nacional a relevar más de 100 hombres que estaban en el área cuando ocurrió esta tragedia, Romero Galeano, se pronunció para tratar de evitar que se repitan situaciones que lamentar en el territorio nariñense.

 

Al respecto, también enfatizó en que no se puede volver al país del pasado, donde la violencia dominó la cotidianidad de los campesinos, que no encontraron alternativas reales de subsistencia y, que no se debe privilegiar una estrategia para dar resultados desde el escritorio, pues la problemática social es más compleja y se debe dar soluciones que incidan positivamente en el territorio y desde el territorio.

 

La preocupación del mandatario  seccional se refleja en sus pronunciamientos, claros y contundentes, que no pretenden esconder una realidad que se pensó superada y, que por el contrario se sigue padeciendo en la región.

 

“Cómo es posible que Congreso apruebe 300 mil millones para sustitución en todo el país cuando solo Nariño requiere un billón”, fue uno de los cuestionamientos planteados por Romero.

 

La situación de Cumbitara, es de cuidado, ya que los labriegos están dispuestos a erradicar el cultivo de las matas de coca, pero sin acompañamiento estatal, que genere condiciones de progreso sostenible, sin infraestructura vial, sin educación de calidad, sin fuentes de empleo, las familias están condenadas a la pobreza o al desplazamiento.

 

Bajo esas condiciones, grupos  al margen de la ley han forzado al campesino a cultivar la hoja de coca, como única alternativa de sustento; es por esto que no se debe estigmatizar a los pobladores, que vieron llegar este flagelo a sus tierras, hace años, cuando en décadas pasadas Nariño, era un remanso de paz.

 

Precisamente, el burgomaestre departamental, hace el reclamo ante el gobierno central para que se tomen las medidas que garanticen la seguridad, tranquilidad y los derechos de los campesinos que habitan en zonas afectadas por el narcotráfico.  “Nariño le apostó a la paz para ser parte del país futuro. No es justo que sigamos sufriendo la barbarie que creíamos del pasado” - subrayó.

 

                                                               *Foto: Pagina web Udenar.

Por: Erasmo Escobar Santander.

 

Una vez cumplida la jornada electoral, para determinar el organigrama administrativo del Alma Mater, y en la que participaron docentes y estudiantes de las diferentes sedes como Pasto, Ipiales, Túquerres y Tumaco; se conoció el respaldo que obtuvo en las urnas el Dr. Carlos Solarte Portilla, con un 87.26% de aceptación de su propuesta, denominada “Para Consolidar el cambio”.

 

Con 699 sufragios del cuerpo docente y 5.053 de la comunidad estudiantil, Solarte Portilla, fue elegido en el máximo cargo administrativo de la Universidad de Nariño, para el periodo 2018 – 2020. Cabe anotar que ya había ocupado esta dignidad y que en su pasada administración lideró los procesos de Acreditación Institucional de Alta Calidad.

 

Este acierto, que le permite a la institución universitaria ser reconocida como una de las mejores del país, contribuyó al consenso de la comunidad estudiantil, para ratificar en el cargo al Dr. Carlos Solarte, y continuar bajo su batuta la consolidación del cambio que propone en su programa de gobierno.

 

El Comité de Ética Electoral, garantizó la trasparencia dentro del evento democrático, en donde además se escogieron  Decanos y Directores de Departamento. Así las cosas, la Universidad de Nariño, le apuesta a la defensa de la educación pública, la alta calidad académica y el aporte significativo al desarrollo regional desde las aulas.

 

Por Erasmo Escobar Santander.

 

Con la participación de dos reconocidos artistas e investigadores de Nariño, Orlando Morillo Santacruz, pintor, docente universitario, Doctor en historia del arte de la Universidad de Barcelona y Pablo Santacruz Guerrero, pintor, Doctor en Ciencias de la Educación, se realizará el Conversatorio “La Selva, La Mancha y El Tiempo”, este 12 de octubre a las 3:00 de la tarde en las instalaciones del Auditorio Piso 0 Universidad Cooperativa de Colombia sede Pasto.

 

 

El tema a tratar será a la vida y obra del Maestro Carlos Jacanamijoy Tisoy pintor indígena nacido en Santiago Putumayo, perteneciente a la comunidad INGA. Quien ha representado con sus obras a Colombia en los más importantes escenarios artísticos del mundo; llevando consigo la cosmovisión de su pueblo en cada trazo, lleno de colores y formas que exaltan la riqueza flora y fauna de la selva que lo vio nacer.

 

 

Jacanamijoy Tisoy, estudió Bellas Artes en la Universidad de la Sabana - Bogotá, es Maestro en Artes Plásticas en la Universidad Nacional. Y Magíster en Estudios Culturales de la Pontificia Universidad Javeriana, esta formación académica sumada al conocimiento ancestral heredado de sus mayores, sin duda, se ve reflejada en cada uno de sus cuadros lo que le ha valido el reconocimiento a nivel nacional y mundial, siendo invitado a gran cantidad de exposiciones bien sea individuales o colectivas entre las que podemos contar:

 

 

La del Museo Smithsonian de Nueva York y Washington, en la Casa de América de Madrid, España, Palacio de los Trabajadores de China, Palacio de las Naciones Unidas de Ginebra - Suiza, Museo de Arte Moderno de Cartagena, la Tertulia de Cali, Museo de Arte de Pereira. En 2013 el Museo de Arte Moderno de Bogotá donde presentó la primera retrospectiva de su obra publicando varios libros; sus pinturas están presentes en colecciones públicas y privadas en Francia, Alemania, Inglaterra, Venezuela, México, Estados Unidos y Colombia.

 

A propósito de la fecha del descubrimiento de América, el padre Gustavo Jiménez hace unas consideraciones de carácter sociológico sobre los cambios culturales a que ha dado lugar la globalización de las redes de comunicación social.

 

Colón descubrió lo descubierto

 

Eran las dos de la madrugada del 12 de octubre de 1492. Las tres pequeñas naves llevaban ya más de dos meses de navegación. Los víveres estaban a punto de acabarse. En esos momentos, desde la punta del palo mayor de una de las barcas, La Pinta, se oyó el grito lanzado por un marinero llamado Rodrigo de Triana: “Tierra a la vista”.

¿Descubría Cristóbal Colón un Nuevo Continente? Sí y no. Descubría tierras desconocidas para los europeos. Pero para la humanidad ese Continente estaba descubierto hacía por lo menos 14.000 años. Ya los seres humanos, descendientes de los primeros y verdaderos descubridores, lo habían poblado desde Alaska hasta la Patagonia. Eran millones los pobladores de este vasto territorio. El Continente ya estaba descubierto por el ser humano hacía siglos.

Hoy hablamos del calentamiento global de la tierra. Por allá, hace más de 14.000 años la tierra padecía lo contrario, un enfriamiento global. Buena parte del agua de los mares se había congelado, con lo cual bajó notablemente el nivel de las aguas. De tal modo que el fondo del estrecho de Bering se secó y quedó establecido así un puente entre Siberia y Alaska, entre el Continente asiático y el americano.

Según una de las teorías más aceptadas, por allí pasaron, hace 14.000 o más años, algunos grupos de cazadores siberianos, quienes fueron los verdaderos descubridores de un Continente que nunca antes había sido visitado por el “homo sapiens”.

Al terminar la era glacial subió de nuevo el nivel de las aguas del océano y se cubrió el puente que unía los dos continentes. Los neoamericanos quedaron separados por vía terrestre del resto de la humanidad.

Los vikingos desembarcaron en Terranova y Groenlandia en Norteamérica en el siglo X. Las colonias establecidas por ellos se extinguieron sin dejar impactos notables de intercambio cultural entre Europa y América.

La llegada de Cristóbal Colón, aunque no pueda llamase un descubrimiento en sentido estricto, sí constituyó un acontecimiento de hondas repercusiones históricas. Fue el encuentro de dos mundos que habían evolucionado en forma independiente desde los comienzos de la humanidad y ahora empezaban a influirse mutuamente. En América nacieron nuevos pueblos, nuevas culturas y nuevas naciones.

El desembarco de Colón, al poner en comunicación dos mundos de culturas diferentes alteró fundamentalmente la historia de la humanidad: prueba irrefutable de la fuerza transformadora de la comunicación social. Estoy convencido de que comparable o superior a la hazaña de Colón, como instrumento transformador de la historia, es en nuestros días, el invento que ha revolucionado la comunicación: las redes sociales.

Hoy las redes están poniendo en comunicación, al instante, no sólo a dos mundos culturales diferentes, como lo hizo el “descubrimiento” de América, sino a millones con millones de personas, cada una con diferentísimos sistemas de creencias y pensamiento. Todo el mundo está comunicado potencialmente con todo el mundo. Como resultado, por todas partes se están produciendo, y se producirán cada vez más y a velocidad mayor, explosiones inusitadas de pensamiento, de criterios, de valores y antivalores y de pautas de conducta. Estamos asintiendo a la mayor de las revoluciones culturales de toda la historia. ¿Hacia dónde vamos? ¡Nadie lo puede prever!

                        Gustavo Jiménez Cadena, S.J.                          Pasto, octubre 11 de 2017

f t g m

parrilla